lunes, 22 de diciembre de 2008

"Casa menos"

El viento gélido cortaba las mejillas. La noche se cernía sobre la humanidad. Las casas de cartón se extendían a lo largo del bulevar. Los cajeros colgaban el cartel de "completo". Algunas farolas perdían su candor y sucumbían a la noche más larga de cuantas se hubieran vivido. Desde la ventana lo veía, llevaba horas e incluso semanas sufriendo con él, y con los pies descubiertos. Había sido abatido por la impotencia, hasta que enojado con el mundo se dirigió al armario y se hizo con dos mantas.
Se arrodilló junto a él, y le extendió las cobijas por encima. Él siguió durmiendo.
La mañana amaneció revitalizante. Volvió a mirar, como cada mañana, por la ventana. Los vecinos se aglutinaban y los enfermeros, a pulso abatido, subían una bolsa negra a una camilla...


Fhil

Publicar un comentario