sábado, 20 de marzo de 2010

MicrocuentoTweet001

Su corazón en mi puño. ¿Y el mío? Seguro no en el suyo. Más que una caricia y se muere. ¿Y yo? Otra vez vivo con un corazón roto en la mano.


Fhil

Publicar un comentario